9/01/2005

Mi decisión de hoy

Hoy he decidido que voy a intentar aprender a estar muerto.
Lo primero que aprende cualquiera cuando empieza a intentar estar muerto es que estar muerto no es tan fácil como puede parecer en un principio. Uno puede creer que ya a aprendido a estar muerto, pero al cabo de un día o dos comprende que no, que aunque parece que está muerto, la triste realidad es que aún no está lo suficientemente muerto. Estar muerto del todo no está al alcance de cualquiera; sólo de unos pocos maestros.
En fin, para empezar a comprender lo que quiero decir podemos sentarnos un momento y reflexionar sobre todo esto:
(Los textos que siguen corresponden al libro "Palomar", autor: Italo Calvino).
*
*
"El señor Palomar decide que de ahora en adelante hará como si estuviese muerto, para ver como marcha el mundo sin él. De un tiempo a esta parte observa que entre él y el mundo las cosas no marchan como solían; si antes parecía que el uno esperaba algo del otro, él y el mundo, ahora no recuerda qué había que esperar de malo o de bueno, ni porqué esa espera lo tenía en una perpetua, ansiosa agitación.
Por lo tanto el señor Palomar debería experimentar ahora una sensación de alivio, pues no tiene que preguntarse ya qué le depara el mundo, y debería incluso advertir el alivio del mundo, que ya no necesita preocuparse de él. Pero, justamente, la espera de saborear esta calma basta para poner ansioso al señor Palomar.
En una palabra, estar muerto es menos fácil de lo que pueda parecer.
...El alivio de estar muerto debería ser ese: eliminada esa mancha de inquietud que es nuestra presencia, lo único que cuenta es la extensión y la sucesión de las cosas bajo el sol, en su impasible serenidad.
...A los muertos no debería importarles ya nada de nada: nada de ninguna cosa porque no les corresponde a ellos pensar en eso; y aunque pueda parecer inmoral, en esa irresponsabilidad encuentran los muertos su alegría.
...estar muerto significa para Palomar habituarse a la desilusión de encontrarse igual a sí mismo en un estado definitivo que ya no puede confiar en cambiar.
...Cada uno está hecho de lo que ha vivido y del mundo donde lo ha vivido, y esto nadie puede quitárselo. Quien ha vivido sufriendo está hecho de sufrimiento; si pretenden quitárselo, deja de ser él".

3 comentarios:

mer dijo...

Cuando tenía 14 años, quise vivir la experiencia de estar ciega. Lo tenía todo planeado, vendarme los ojos durante un fin de semana completo(entre semana sabía que iba a ser imposible). Decidida, se lo plantee a mi madre para que colaborara con mi experimento, su respuesta fué un lacónico: "niña tu eres tonta"

mer dijo...

por cierto, has leido "Mentira" de Enrique de Hériz. Maravilloso libro sobre la experiencia de estar muerto.

Anónimo dijo...

estoy paseando por ti, y realmente me da temor y a la vez tiemblo de placer, por primera vez en mucho tiempo, no me siento sola, gracias, Sandra