10/09/2005

El Ángel

El mundo de Rainer María Rilke estaba lleno de Ángeles terribles. Un día, probablemente entre 1903 y 1907, escribió:


Con sólo un gesto de su frente aleja
de sí todo lo que limita y lo que obliga,
pues por su corazón pasa, gigante,
girando, lo que viene eternamente.


El cielo está para él lleno de formas
que le pueden llamar: ven, reconóceme.
Nada des de tus cargas a aliviar
a sus manos ligeras. Pues vendrían


de noche a ti, a probarte en el combate,
e irían por la casa como furias,
tomándote como si te crearan,
arrancándote fuera de tu forma.

2 comentarios:

Javier dijo...

Que gusto da pasear por la blogosfera y encotrarte por ahi escondido, saliendo del paso, a mi angel terrible preferido.

Despues de todo, parece que sigue habiendo letra mas allá de las ruedas. Como parecía lógico.

;D

angel dijo...

El maldito Rilke, terriblemente extraordinario y sorprendente...