12/11/2005

Chuang Tzu

Tío Lisiado y Tío Cojo miraban el paisaje en la colina del Señor Oscuro y los yermos de K'unlun, el lugar donde descansaba el Emperador Amarillo. De pronto brotó un sauce del codo izquierdo de Tío Cojo, quién se sobresaltó; parecía contrariado.
-¿Te molesta? -preguntó Tío Lisiado.
-No. ¿Porqué iba a molestarme? -dijo Tío Cojo-. Vivir es pedir prestado. Y si pedimos prestado para vivir, la vida debe ser una pila de basura. La vida y la muerte son el día y la noche.
Tú y yo vinimos a observar el proceso del cambio, y ahora el cambio me ha alcanzado. ¿Por qué tendría que molestarme?

2 comentarios:

Gary Freedman dijo...

Saludos desde los Estados Unidos. Feliz Navidad.

angel dijo...

Esa vez no era una mariposa. Pero se le parece tanto.