5/10/2007

El Orco - Este barco sin timón

Este barco ingobernable sin timón
que me lleva y me arrastra
esta vida perdida
sin penas ni cenas
sin escenas de cama, sin abrigos de lana,
sin nadie a quien llamar
ni espejo que me quiera reflejar
Ingobernable este trago de sopa, que arropa mi copa y me invita a olvidar.
ingobernable tu ropa, tu cuerpo en mi cama, tu rostro en mi almohada,
tu vida a deshoras, tu historia de amor.
Ingobernable esta vida, pequeña y sentida
impermeable y dormida
cansada de tanto esperar.
Ya ves, corazón, lo lamento
hoy no pienso luchar por salvarte, ni seguir escribiendo
ni saltar esa valla, ni servirte otra copa, o quitarme la ropa
buscando una causa que me incite a cantar.
Ni patearme de nuevo la vida
buscando tus gestos
ni cruzarme desiertos de cuento
ni abrazarme a tu triste tormento
ni gritar libertad.

2 comentarios:

poetainvertebrado dijo...

Bonita tristeza la que brota de esas palabras.
A veces hay momento en los que hay que dejarse caer, algunas veces es eso lo que necesitamos.
Pero sin pretender que se convierta en un estado ordinario.

malena dijo...

No puedo imaginarte hablando de melancolía y de tristezas. Orco puede pasar por momentos de ese tipo, pero tiene la obligación de enseñarnos mundos donde se recree la belleza.

Lo espero y deseo.Un beso.