5/09/2007

El Orco -Primavera-

Los días se alargan, se vuelven perfectos, es primavera. Todo le grita al corazón que quiere vivir y el corazón responde a ese grito esencial como un animal en celo. Todo se agita en el alma. Es la vida que se abre paso a través de la carne, las vísceras, la piel. Es la vida que todo lo impregna. Y el cerebro se prepara para esta momentánea eclosión. Neuronas explotando en un inmenso espectáculo genial de fuegos artificiales. Química vibrando. Los locos, los libres del mundo se agitan, los artistas se ponen a crear .Ahora no hay tiempo para el sueño. Cada minuto cuenta. Toda la intensidad, el fragor de la batalla del mundo y de la vida se despliega de pronto ante sus ojos asombrados. El deshielo de la razón, el canto a la locura y al genio, la hipotermia de lo insignificante y racional, el rito genial del absurdo ha comenzado. Todo florece. Le crecen a la vida sus mujeres, les arden las manos de pasión y en sus ojos, sus piernas, y en cada curva de sus cuerpos encuentra cada loco su respuesta. La vida se agita, se retuerce, vibra y pugna por volar, por crecer, escaparse, gritar, alejarse de todo lo trivial y cotidiano. Es la llamada de la naturaleza, es el río genial que nos arrastra, la piedra perenne, el volcán ancestral, la aurora perfecta. Hay un sonido, un color, un sabor que impregna cada sentimiento. Nada se escapa a nuestra primavera. Todo está tan cargado de vida y belleza, todo es tan fabuloso e intenso que produce dolor…

2 comentarios:

malena dijo...

Siempre me ha dado respeto la primavera.Respeto e ilusión.Es una eclosión tan grandiosa de los elementos que la componen, que parece que la vida se desborda al mismo tiempo que se desbordan los sentimientos.Y efectivamente, produce dolor.

Has hecho una gran descripción de la Primavera.Un afectuoso saludo.

poetainvertebrado dijo...

Me ha venido a la cabeza, la primavera de nuestros días, la juventud...cuando florecemos y nos desbordamos como rios en la riada. Nada nos parece imposible, solo dejarse llevar por el estallido de la vida que se produce en nosotros.
Supongo que en nuestras vidas tambien han de reinar las estaciones...supongo que de ahi vendra el tiene x primaveras.
Un saludo Orco

Juan Andréu