6/13/2006

El Orco - cinco

Un hombre llegó al monasterio de Luang Ying y se entrevistó con el Abad. Le preguntó:
-Reverendo Padre, ¿quién es el monje más sabio de este lugar?
-Ese de allí -le respondió el Abad, señalando al jardinero.
-Y si es el hombre más sabio ¿porqué ejerce de jardinero? -preguntó el hombre.
-Por eso -respondió el Abad-, porque es muy sabio.

4 comentarios:

Princess Valium dijo...

Da que pensar....

Un saludo para ti también...y un abrazo.

zhenda dijo...

no será suficiente con ser jardinero, hay que cortar las sonrisas floreciendo y talar las decisiones con ramas.
porque hay jardineros mustios igual que hay ingenieros que estructuran los bailes con ingenio.

angel dijo...

Con frecuencia recorro tus espacios. En ellos recojo estos destellos literarios, fragmentos de la sabiduría que la experiencia y el talento en el decir y escriturar la vida ha hecho posibles, y que tu agradecible dedicación nos obsequia. Un gusto estar aquí.

Saludos.....

El Orco dijo...

Hola Ángel, he pasado por tu blog y me ha sorprendido encontrar tanta poesía de esa que a mí me gusta especialmente. Te visitaré a menudo desde hoy.
Un abrazo
El Orco